Sal en la memoria: estreno del espectáculo

El pasado viernes, 6 de diciembre, tuvimos ocasión de estrenar el espectáculo de Sal en la memoria. Lo hicimos en Ourense, por la mañana, en preestreno en el Estudio de diseño y arquitectura 988, y por la noche la puesta de largo en el Café Ollo Ledo. Nuestra valoración es que ha sido todo un éxito.

La preparación

Nos dimos cita en el Estudio 988 a las 11:30. El acto comenzaría a las 12:30, pero sabíamos que había cosas que ultimar. Pequeños detalles, como la colocación de nuestras cosas, ajustes del proyector en el que se proyectaría el vídeo… A las 12:00 comenzaron a llegar las personas invitadas, algunas desde bastante lejos, haciendo cientos de kilómetros para acompañarnos: Silvia, Gerardo, Lola, Pilar, Ángeles… Personas que hicieron un gran esfuerzo para mostrarnos su apoyo a nuestro proyecto.

Esta primera sesión se trataba de un pequeño preestreno, en familia, sin amplificación, para un número reducido de personas, unas quince, que nos ayudarían a matar los nervios del estreno, probar las últimas cosas y realizar una especie de ensayo general con público.

Había los nervios lógicos ante una puesta en escena, pero el hecho de vernos entre amigos ayudaba a gestionarlos.

 

 

Decidimos hacer el acto lo más parecido a lo que sería por la noche, así que Arturo R. Camba, de la Editorial Cuestión de Belleza, realizó la presentación, deshaciéndose en elogios hacia nuestro proyecto, al tiempo que lamentaba no haber podido editar el libro en el que se basa en el espectáculo.

Arturo R. Camba contextualizó el espectáculo, explicando que condensa parte del libro, por un lado y, por otro, constituye una vía de promoción y financiación para ver publicado el libro.

Su doble visión de poeta y editor, su conocimiento del proyecto y su afición a la música lo convertían en la persona ideal para presentar el proyecto.

Preestreno en 988. De izquierda a derecha: Manuel Carballo, Arturo R. Camba, Jorge Meis y Gabriel Aúz.

El preestreno

Después de la obligada presentación de Arturo R. Camba, teníamos que dar la cara nosotros ante nuestro público y, aunque los nervios estaban ahí, conseguimos sobreponernos a ellos. Manuel Carballo tiene tablas suficientes, aunque este formato tenía sus peculiaridades. Jorge Meis se enfrentaba al público explicando su obra y terminó siendo parte del espectáculo, moviéndose todo el tiempo, buscando el mejor ángulo para sus fotos. Por mi parte, comencé con ciertos nervios pero terminé disfrutando de la actuación, como me pasa cada vez que me pongo ante un auditorio.

Al final, foto de familia y mucha alegría por compartir un momento tan especial y tan íntima con buenos amigos. en una mañana que, en muchos casos fue de reencuentros. Afrontábamos el estreno de la noche con la mejor de las disposiciones.

Foto de familia en 988

Estreno en el Café Ollo Ledo

Después del buen sabor de boca de la mañana, una comida y algo de descanso, tocaba el montaje del espectáculo en el Café Ollo Ledo. Éste era algo más complejo que el de nuestro preestreno en 988, porque había que montar equipo de sonido y de proyección. Afortunadamente contamos con la ayuda de Andrés, de 988, que nos hizo la labor de técnico audiovisual. Un apoyo impagable.

Después de las obligadas pruebas de sonido, nos sorprendió lo pronto que comenzó a llegar el público: si el espectáculo estaba previsto para las 20:30 horas, a eso de las 20:00 comenzaron a llegar las primeras personas, y a las 20:20 el aforo estaba completo, hasta el punto de que los responsables del local tuvieron que emplear sillas de la terraza para que pudiera sentarse alguna persona más.

A la hora de comenzar, el local estaba lleno, con gente sentada en las escaleras por las que se bajaba a la sala y había algunas personas que aguantaron de pie todo el tiempo.

Vale, no estamos hablando del Wizink Center, pero para un estreno modesto, como el que nos planteábamos, podíamos considerarlo todo un éxito.

Los artistas cargando. La triste realidad del showbussines proletario.

La presentación

Para abrir el acto volvíamos a contar con Arturo R. Camba, aunque esta vez lo precedió Ángeles Rodríguez Baliño, de la Fundación Cum Laude, que colaboró con nosotros en el evento, realizando una labor de difusión estupenda, que sólo podemos agradecer. Ángeles habló con un gran entusiasmo del proyecto, el mismo que demostró Arturo R. Camba, si bien su participación en esta ocasión fue más breve: el público llevaba tiempo esperando y no queríamos prolongar más la espera. Explicamos lo básico del proyecto y comenzamos con nuestra actuación.

El espectáculo

Comenzamos el espectáculo enchufados al cien por cien. El público nos transmitía una energía especial que era una motivación extra para nosotros. Teníamos la sensación de que cada palabra que pronunciábamos, cada nota que sonaba, se escuchaba atentamente, con total concentración, como si no hubiera nada más importante en el mundo.

A este estado contribuía la proyección de las fotografías, que daban un soporte visual a los textos y la música.

Entre tema y tema los aplausos eran cada vez más compactos y cálidos, transmitiéndonos una energía que se iba incrementando a medida que avanzamos.

Al final, el público terminó volcado, coreando el estribillo que se había repetido en diferentes momentos del espectáculo, al tiempo que nos acompañaba dando palmas, que se terminaron fundiendo con el aplauso final.

Que todo había sido un éxito se reflejó en ese aplauso y en el abrazo en el que nos fundimos los tres integrantes de la aventura.

 

Balance final

El balance final es muy positivo. Presentar el espectáculo de Sal en la memoria nos ha servido para varias cosas:

  • Para saber que tenemos entre manos algo por lo que la gente está dispuesta a pagar. Lo sabemos porque la recaudación fue muy buena, igual que la venta de postales y fotografías. Además, la gente nos pedía que pusiéramos cuanto antes en marcha un crowdfunding que nos permitiera financiar nuestro libro.
  • Recibimos feedback de nuestro público, que se volcó con nuestra propuesta.
  • Sabemos qué cosas mejorar y cuáles potenciar de cara a siguientes espectáculos.
  • Dimos a conocer el proyecto, que alcanzó una nueva dimensión.
  • Nos motiva a continuar trabajando.
  • Nos lo pasamos de lujo, compartiendo nuestro trabajo con un público excepcional.
  • Nos reunimos con un montón de amigos y amigas, que vinieron desde lugares apartados (mil gracias Ángeles, Silvia, Gerardo, Lola y Pilar, por el esfuerzo de dinero y kilómetros para estar con nosotros este día).

Son tantas las emociones que vivimos, que ya estamos deseando repetir la experiencia, aunque de momento vamos a tomarnos las cosas con calma. Nuestros siguientes pasos serán meditados, pero iremos informando puntualmente de ellos a través de este blog y las redes sociales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies